III Cuaresma – Cristo nos libera del diablo

III DOMINGO DE CUARESMA

INTROITO
Salmo 24:15-16; Salmo 24:1-2
EPÍSTOLA
Efesios 5:1-9
GRADUAL
Salmo 9:20; Salmo 9:4
TRACTO
Salmo 122:1-3
EVANGELIO
Lucas 11:14-28

Reflexión dominical

Jesús fue acusado de hacer el mal cuando en realidad está haciendo el bien. Expulsó un demonio de un hombre mudo para que pudiera hablar (Lucas 11:14-28). Pero algunos dijeron que Jesús hizo esto por el poder de Beelzebú, príncipe de los demonios.

Aquellos que acusaban a Jesús no reconocieron el dedo de Dios, el poder del Espíritu Santo obrando en y a través de Jesús. Jesús es el verdadero Hombre y Dios que vence al mal. Él toma la armadura del diablo, de pecado y muerte, y la destruye de adentro hacia afuera por medio de la Santa Cruz.

En nuestro bautismo nos exorciza y nos libera mediante el agua y la Palabra. En otro tiempo éramos tinieblas, pero ahora somos hijos de la luz en Cristo (Efesios 5:1-9). Como hijos de la luz, nuestras lenguas están libres para dar gracias a Aquel que nos salvó y para dar testimonio de Él a todas las naciones.

Autor: Reverendo Mario Sánchez

 

Comparte en tus redes sociales:
error: Content is protected !!