Cristo vino a salvar también a los gentiles

Reflexión dominical: Romanos 12:16-21 | Mateo 8:1-13

El Evangelio de Cristo es poder de Dios para salvación a todo el que cree, al judío primero y también al gentil (Romanos 1:8-17). Incluso en el Antiguo Testamento, los gentiles se beneficiaban del poder salvador de Dios. Aunque al principio no le impresionó la Palabra de Dios, un comandante sirio fue persuadido a recibirla, y en el agua fue purificado y llevado a la fe en el Dios de Israel (2º Reyes 5:1-15). El mal es vencido por el bien (Romanos 12:16-21).

Así también en el Nuevo Testamento, un centurión romano demuestra una gran y humilde fe en Jesús (Mateo 8:1-13). Todo lo que necesita es la Palabra de Cristo, porque confía en que la Palabra de curación de Jesús tiene autoridad para cumplir lo que dice. Y efectivamente así es. La fe del centurión es alabada por nuestro Señor por encima de la de cualquier israelita. Porque los últimos serán los primeros, y los primeros los últimos. Sin la fe en Cristo, no hay salvación, ni siquiera para un judío, sino sólo llanto y crujir de dientes.

Autor: Reverendo Mario Sánchez Caballero

 

Comparte en tus redes sociales:
SpanishEnglish
error: Content is protected !!